Semana Santa: Suspensión provoca 25 millones en pérdidas en Ayacucho

Semana Santa: Suspensión provoca 25 millones en pérdidas en Ayacucho

Iver Quispe, gerente de la Cámara de Comercio de Ayacucho, dio a conocer que estiman alrededor de 25 millones en pérdidas, por la suspensión de la Semana Santa 2021, solo en la región Ayacucho. La pandemia del coronavirus provocó la suspensión por segundo año consecutivo.

De acuerdo a lo expuesto por Quispe, cada año la región de Ayacucho recibe entre 30 mil a 40 mil visitantes. Los visitantes utilizaban los diversos servicios en la ciudad generando un dinamismo económico, como hoteles, restaurantes, transporte, artesanía, entre muchos.

Las pequeñas y medianas empresas esperaban volver a reactivarse

Iver Quispe precisó que, para esta fecha algunas micro y pequeñas empresas ya habían reiniciado sus actividades. Esto con el fin de reactivar su economía y muchos esperaban la Semana Santa a fin de colocar sus productos e incrementar sus ventas.

Sin embargo, el gobierno nacional dispuso la inmovilización social obligatoria del primero al 04 de abril, situación que perjudicará al empresariado ayacuchano. Los empresarios esperaban la Semana Santa para continuar trabajando cumpliendo con los protocolos sanitarios pertinentes.

“Habían varias empresas que estaban levantándose y estaban esperando estas fechas para generar ingresos; pero con esta situación se generará más quiebres del sector empresarial porque no van a poder subsistir. En estos tiempos normales los carnavales, la Semana Santa y fiestas patrias eran temporadas altas y eran aprovechadas para poder tener ahorros y subsistir y ahora no se puede hacer nada”; precisó el representante de la Cámara de Comercio mostrando su rechazo por la disposición del gobierno.

Destacó que hay empresas que cerraron para siempre

El gerente de la Cámara de Comercio, añadió que todos los rubros empresariales se han visto perjudicados; y un buen porcentaje ya quebró o cambió de rubro.

Dijo que sólo en el sector turismo que fue el más golpeado, “hasta el momento se tiene entre 5 y 6 mil empresas quebradas; porque no pueden seguir manteniendo una empresa que sólo les genera gastos en pagos por los servicios de energía, internet, alquileres de locales y otros”

Iver Quispe precisó que otro problema en contexto de emergencia sanitaria es que las empresas también se han visto obligadas a despedir a su personal, ya que no pueden seguir cubriendo estos gastos sobre todo cuando su actividad se encuentra paralizada.

“En caso de los hoteles la mayoría está inoperativa y se quedaron sin personal, en caso de los restaurantes han reducido su personal porque están atendiendo a medias y así las otras empresas por lo que el nivel de desempleo también registró un fuerte incremento”, dijo.

Finalmente, cuestionó que hasta el momento las autoridades locales y regionales no tengan ninguna propuesta a favor del sector empresarial en la región.